domingo, 31 de agosto de 2008

Review de The Dark Knight

Esta review llega algo tarde, mucho más de lo que me hubiera gustado, pero es que al día siguiente de ver la película me marché una temporada de vacaciones. Ya de vuelta, y después de haberla visto tanto en versión original como doblada, me aventuro a comentar algunos aspectos de la película. Si no la has visto no sé a que esperas, pero es mejor que no sigas leyendo o te comerás algún spoiler.

Cuando se estrenó Batman Begins, sin llegar a tener un éxito arrollador en taquilla, cumplió las expectativas de recaudación de la compañía y fue aclamada por la crítica. Cuando se anunció The Dark Knight, y se iban conociendo detalles sobre la misma, como que la escritura del guión correría a cargo de Jonathan Nolan y no de David S Goyer (cosa que agradezco, aunque Goyer ha participado en el desarrollo general del argumento), todo indicaba que la película resultaría como mínimo igual de buena que la anterior, y que volvería a ser un éxito en taquilla. La campaña publicitaria fue cuidada al milímetro (quizás una de las más elaboradas que se hayan visto), pero nadie se esperaba que, debido al boca a boca y al morbo de la gente por ver la obra póstuma de Heath Ledger, se haya convertido es uno de los mayores éxitos de la historia, situándose como segunda película más taquillera de todos los tiempos en Estados Unidos.

Llevo mucho, mucho tiempo a la espera de esta película. A medida que entraba a la sala del cine y buscaba asiento, una extraña sensación me invadía. Habían pasado varios años desde Batman Begins, y desde entonces, había estado prácticamente a diario buscando alguna noticia sobre la película. Cuando hace 3 años me senté en una sala de cine a ver Begins, no sabía qué es lo que iba a ver. No estaba aún familiarizado con este nuevo universo de Batman, y cuando salí de verla, tenía la sensación de que se había abierto un nuevo mundo para mí. En esta ocasión, sí sabía cómo sería Gotham, como serían los personajes, y había leído un buen número de cosas sobre la película como para hacerme a la idea de lo que me iba a encontrar.

Es bastante obvio que esta crítica está escrita por un fan de Batman de toda la vida. A los que ni os va ni os viene, podéis daros una vuelta por internet a ver la multitud de críticas más objetivas que se han hecho por ahí. Entonces os daréis cuenta de que la valoración media de la cinta es altísima.

Y es que The Dark Knight (lo siento, no me veréis llamarla El Caballero Oscuro) junta unos cuantos ingredientes que la hacen irresistible. El más visible es el elenco de actores que aparecen, sólo por el cual ya merecería la pena verla. Por otro lado, tenemos la oportunidad de ver a dos iconos de la cultura popular, Batman y el Joker, en la gran pantalla, lo cual es sin duda un gran aliciente. Y por último, tenemos a uno de los mejores directores de nuestro tiempo, Christopher Nolan, firmando la cinta. Nolan lleva 10 años haciendo cine, durante los cuales ha realizado seis películas (la primera de las cuales un filme independiente llamado Following), todas ellas soberbias desde mi punto de vista.

Y todos estos ingredientes han sido sabiamente mezclados y aliñados para dar como resultado una obra maestra del cine policíaco. Y es que, si Batman Begins era (y probablemente sigue siendo) la mejor película de superhéroes que se ha hecho, The Dark Knight está a un nivel muy diferente. El hecho de que un personaje aparezca disfrazado y otro se pinte la cara no lo convierte en una película de superhéroes. El ritmo, la profundidad de la historia y las situaciones son más propias del cine policíaco. No fue en vano que Nolan dijo que Heat sería una de las fuentes de inspiración para esta película, que se ha convertido en un drama criminal con un final bastante pesimista.

Si eres aficionado al cine superheroico más convencional, del tipo a lo visto en Iron Man (la cual, por otro lado, me pareció excelente), con un guión que no pretende ahondar en otros aspectos y simplemente muestra la historia del superhombre contra el villano (aderezado con unos cuantos efectos especiales), hay muchas posibilidades de que si entras al cine con idea de ver más de lo mismo, vayas a salir decepcionado. Lo que Nolan ha hecho ha sido plantearse un mundo que ha evolucionado desde Batman Begins. En la película anterior, un hombre se enfunda un traje de murciélago y lucha contra el crimen organizado en una ciudad tomada por la corrupción. En ésta, se ahonda en las consecuencias que supone la aparición del Hombre Murciélago en las mentes de los psicópatas. Como se decía al final de Begins, los villanos siempre se la arreglan para ponerse un paso por delante de la policía. En el momento en que añadimos a Batman a la ecuación, el resultado sólo podía ser el que vemos en The Dark Knight: aparece un hombre que, al igual que Batman, aparece disfrazado (en este caso de payaso con una sonrisa marcada a cuchillo en su cara) para sembrar el caos en la ciudad.

Pero la eterna lucha entre Batman y el Joker no es, ni muchos menos, el grueso argumental de la película (aunque es genial ese momento al final de la cinta donde el Joker le dice a Batman "tengo la impresión de que vamos a estar haciendo esto por siempre"). La película trata sobre un hombre honrado e íntegro que llegando a fiscal del distrito, hace frente a la corrupción en su ciudad para terminar, debido a la indecencia de su ciudad y al cruel destino, renunciando a todos sus principios.

Si algo se le puede criticar a la cinta es que a algunos les podría resultar demasiado pretenciosa (aunque en mi opinión, sabe llegar sin problemas a los objetivos que se marca), y por otro lado adolece en cierta medida de uno de los mayores problemas de la entrega anterior: las peleas. En Batman Begins, éstas aparecían de una forma caótica. En The Dark Knight, aunque se ven mucho más claras, no me convencen en absoluto las coreografías. Nos habían convencido en la anterior de que Batman ha sido entrenado por un grupo de ninjas, y en esta le vemos dando mamporros a lo Bud Spencer.

Pero en definitiva, Christopher Nolan (que con sus pocas películas se pinta como un candidato a ser mi director favorito) ha firmado su mejor filme hasta la fecha, y deja un listón difícilmente superable para una tercera entrega que todos esperamos que se realice.

Y si eres de los que piensan que una película basada en un cómic debe de ser sólo acción y efectos especiales (al igual que esos que piensan que los dibujos animados sólo pueden ser para críos), es mejor que te vayas a ver otra cosa hasta que madures.

2 comentarios:

lasaga dijo...

Ta bien tu reseña, y te he visto contenido, me la esperaba más pajillera.

Jedive dijo...

Jeje gracias, se agradece el comentario. La verdad que te has motivado más tu en el comentario de tu blog, y eso que la película me flipó más a mi :)

Ya la he visto 3 veces en el cine, por cierto, que ayer volví a verla aprovechando que mi hermano aún no lo había hecho.