domingo, 28 de septiembre de 2008

Wall·E

A pesar de que otros estudios lo han intentado (y han hecho muy buenas películas de animación), Pixar siempre ha tenido algo que la ha hecho especial. Y con Wall·E, ha venido a demostrárnoslo una vez más, haciendo una película poco convencional en este ámbito. O al menos, en la primera parte de la misma, ya que hay una diferencia bastante grande entre ambas, siendo la primera parte una impresionante película en el más puro estilo post-apocalíptico, sin apenas diálogo y con una fotografía de quitarse el sombrero, y con una segunda parte mucho más convencional, que seguiría los esquemas típicos de una película infantil de dibujos, y en la que, manteniendo el nivel de una buena película, pierde parte de su gracia.

Es curioso que cuando fui al cine a verla, más de un mes después de su estreno, la sala estaba a rebosar y tuve que coger butaca en la primera fila, aunque una semana después ya la habían quitado de la sala. El corto que ponen antes de la proyección de la película, simplemente genial. Y el personaje de Wall·E, es sin duda el robot más simpático que se ha visto en el cine.










1 comentario:

José Zanni dijo...

Muy cierto, la primer parte totalmente apocalíptica es mejor que la segunda en la nave.